top of page

Irrigadores Dentales ¿sabes qué son? Derribamos todos los mitos que hay sobre ellos.

Actualizado: 6 abr 2023



Hace poco leí algunos artículos relacionados con irrigadores dentales mostrando las fantásticas ventajas y cómo utilizándolos puedes casi disminuir al 99.9 % la cantidad de bacterias presentes en la boca. Claro, suena maravilloso, pero no todo lo que brilla es oro puro, y en este post analizaremos las reales ventajas y desventajas, beneficios y mitos que hay en torno a los irrigadores dentales. Como siempre nuestra intención es darte la información completa para que puedas tomar la mejor decisión de compra.


La dinámica a continuación será la siguiente: en azul irán párrafos de otras paginas que venden irrigadores dentales y en negro iremos dando nuestra humilde opinión.



¿Qué es un irrigador dental?


Un irrigador dental, o irrigador bucal, es un dispositivo para el hogar que emite un chorro de agua a presión que pasa entre los dientes y encías, eliminando cualquier resto de comida, placa o bacterias. Hasta acá vamos bien, efectivamente es un chorro de agua cuya presión ayuda a soltar y despegar restos de alimentos en zonas que el cepillo dental no puede pasar, por ejemplo en la zona entre los dientes, o debajo de prótesis fijas tipo puentes, o incluso entre los diferentes aparaos de ortodoncia fija que muchos pacientes tienen.


¿ Para qué sirve un Irrigador dental?


  • Gracias al chorro de agua a presión, elimina hasta un 99.9% de la placa bacteriana (según sus fabricantes), ya que es más fácil desprenderla y luego retirarla con el cepillo de dientes. De todas formas el uso del irrigador dental es complementario al cepillado de dientes y eso de eliminar el 99.9% de las bacterias de la boca... la boca contiene muchas mas estructuras que los dientes, están las mucosas y la lengua, que realmente acumula mucha mas placa bacteriana que los dientes y la zona entre los dientes, debido a la superficie de la lengua y la textura de su mucosa, mas bien pilosa.


  • Cómo permite alcanzar algunos sitios de la boca que no se pueden alcanzar con el cepillo dental, ayuda a prevenir la aparición de caries, halitosis o gingivitis, eliminando el 99% de los gérmenes y bacterias (según el fabricante). En este punto podríamos estar de acuerdo en que ayuda a prevenir la acumulación de restos de alimentos y un poco de placa bacteriana, lo que conlleva a una disminución del riesgo, pero si un paciente tiene una dieta cariogénica, come muchos dulces y solo usa el irrigador dental, de todas formas terminará teniendo caries. Otro punto es que la halitosis principalmente cuando es por causa de acumulación de bacterias, se soluciona limpiando la lengua, y es mucho más efectivo un limpiador lingual, que un irrigador dental. La halitosis producida por dientes (porque hay Halitosis que provienen de estructuras mas internas del tracto digestivo) generalmente se da por caries de larga data, en zonas entre los dientes, en donde se ha formado una placa bacteriana o biofilm anaeróbico, que es el que da el olor característico a este tipo de halitosis, en este sentido un chorro de agua no tan solo no detendrá la caries, sino que probablemente provocará dolor al paciente. Lo bueno es que si no fuera por ese dolor los pacientes no consultarían con su dentista a tiempo, pudiendo perder el diente afectado.


  • Podríamos decir que la función principal del irrigador dental es limpiar las bolsas periodontales de las encías, lo que no solo previene la gingivitis, también reduce la sensibilidad dental. En este punto diferimos, un irrigador bucal no está concebido para limpiar sacos periodontales, pues la presión para poder penetrar en esas bolsas con el chorro debiera ser tanta que provocaría lesiones en las encías, más bien un irrigador bucal está concebido, para limpiar entre los dientes y en zonas con poco acceso, y para sacar restos de alimentos mas que placa bacteriana. Imagina que haces en una olla (que no sea de teflón) un huevo revuelto, la superficie de la olla quedará con restos del alimento, y por mucho que apliques presión con un chorro de agua, quedarán restos, es con la esponja o virutilla que terminarás sacando todos los restos de huevo revuelto que tiene la olla. Y si estas pensando en una hidro lavadora, cuantifica la presión que tiene, e imagina que pasaría si te la pones directamente en la boca, el agua puede ser poderosa a mucha presión, incluso puede cortar piedras, pero no es el caso de un irrigador dental.


  • Suele estar recomendado para personas que llevan ortodoncia o brackets, ya que el irrigador sirve para limpiar fácilmente el aparato con ayuda de su cabezal para ortodoncias. Este punto esta correcto completamente.



Ventajas y desventajas del uso de irrigadores bucales


Beneficios

  • Garantiza una limpieza en mayor profundidad, mejorando la salud de dientes y encías. Correcto

  • Ayuda a reducir el sarro y prevenir enfermedades bucodentales. Incorrecto, el sarro es bastante resistente y para sacarlo hay que usar fuerzas que primero lo fracturen y luego lo remuevan, como el equipo de ultrasonido con que hacemos limpiezas dentales. Quizás podría decir que ayuda a prevenir la formación rápida de sarro y estaría mucho mejor.

  • Tras la limpieza, los dientes quedan más blancos. Incorrecto, a menos que hayas comido recién betarragas, el color de los dientes y las tinciones que pueden llegar a tener tanto en la superficie como más internas, no se pueden sacar con un chorro de agua, por lo menos a la presión que trabajan los irrigadores dentales, de hecho se usan productos químicos en base a peróxido de hidrógeno, para poder blanquear o aclarar los dientes.

  • Reduce el mal aliento. Este punto lo daremos como correcto, cualquier cosa que limpie la boca puede reducir el olor que sale de ella, tanto el irrigador como el cepillo dental.

  • Hay múltiples modelos, tanto de sobremesa como portátiles. Correcto

  • Fáciles de usar. Depende del usuario, pero lo daremos como correcto

  • Mejoran tu higiene dental en general. Correcto, siempre y cuando lo uses como un complemento, y también uses cepillo dental, seda dental, limpiador lingual, y si es necesario cepillos interproximales. ¿Y te digo algo que puede ser desmoralizante? después de 20 minutos de que hayas hecho todo esto, volverás a tener placa bacteriana, lo siento...

Desventajas

  • Los irrigadores profesionales no son siempre baratos, pudiendo tardar bastante en amortizarlo. Esto es correcto

  • Los modelos más completos precisan de mucho espacio. También es cierto

  • Para aquellos que tengan sensibilidad dental, puede resultar un poco incómodo usarlo. También esto es correcto.


Ahora que ya sabes realmente cuales son las ventajas y desventajas y para qué sirven los irrigadores bucales te damos algunos tips para su uso.



Revisa los Irrigadores bucales que te recomendamos en el siguiente botón.





Cómo decidir qué irrigador comprar para tu higiene dental


Elegir el modelo adecuado puede ser complicado, pues no solo debe basarse en las opiniones de los usuarios para comprar un irrigador dental.

Debe pensar, y valorar, sus propias necesidades específicas, para adquirir uno que las cubra y le garantice una limpieza completa.


Modo de uso


Lo primero a tener en cuenta es como se puede usar, es decir, el tipo de fuente de alimentación.

Recuerde que algunos modelos requerirán estar constantemente conectados a la corriente para funcionar, mientras que los modelos de batería requerirán una carga o cambio de pilas cada cierto tiempo (variará según el uso y potencia del chorro).


Modos de limpieza


Según el modelo, encontrará 2 tipos de modos de limpieza:

  • Chorro simple: Este es el modo más común en los irrigadores dentales más económicas. Suelta un chorro de agua que elimina la comida que se queda atrapada entre los dientes, ayudando a combatir la placa bacteriana y disminuir la probabilidad de formar sarro en un corto periodo de tiempo.

  • Chorro de aire y agua: Se trata de un compuesto de microburbujas de aire y agua, mucho más potente que el anterior y sirve para mejorar la salud de las encías, así como para ayudar a reducir la cantidad de bacterias.


Presión del agua


Es importante señalar que no todos los irrigadores dentales cuentan con la opción de regular la presión del agua. Y es un detalle muy importante a tener en cuenta.

Las necesidades de cada persona son diferentes, y requerirá de una intensidad diferente. Por ejemplo, en el caso de encías sensibles o implantes es recomendable un masaje suave, mientras que, si tiene espacios entre los dientes por la disminución de la altura de la encía, o si tiene aparatos fijos ya sean de ortodoncia o prótesis fijas tipo puentes, necesitará mayor presión.


Accesorios


En lugar de pensar en “la cantidad”, piense más en “el uso que pueda darles”. En otras palabras, no decidas por el irrigador que traiga más accesorios, sino el que posea aquellos que vaya a utilizar y realmente le sean útiles para conseguir una mejor higiene bucal.


Seguridad contra el sobrecalentamiento


Esta es una medida que incorporan los modelos de mayor calidad, y que deberías valorar, ya que te ayudará a evitar un accidente.



¿Cómo se usa un irrigador bucal?


Lo primero será conectar la fuente de agua, ya sea conectándolo a una fuente de agua de alguna llave del baño, o bien llenando el depósito de agua del irrigador portátil. En este punto puedes utilizar agua tibia, o bien agua combinada con algún enjuagatorio bucal.

Luego se debe conectar la boquilla deseada, existen boquillas diferentes, algunas incluso para limpiar la lengua, pero no todos los irrigadores dentales tienen esta diversidad de boquillas.

Selecciona la potencia más baja, y parte desde los molares de un lado a otro, primero por la cara que da hacia las mejillas y luego por las caras que dan hacia el paladar y la lengua. Con una leve separación de la punta de la boquilla a tus encías, debes seguir el contorno que dibuja la encía en tus dientes, pasando suavemente, y manteniendo mas tiempo en los espacios entre los dientes, esta zona interdental es la más difícil de limpiar por un cepillo convencional y es la zona en que más nos puede ayudar en la higiene bucal un irrigador dental. Si tienes sensibilidad por exposición del cuello de uno o algunos dientes es recomendable alejar el irrigador o simplemente no pasarlo por esa zona. La limpieza de la boca con irrigador debe realizarse con cada cepillado y después de cada comida.

Luego de haber terminado vacía el depósito de agua y limpia los accesorios.



En conclusión


Un irrigador dental es una excelente opción si:

  • Usas ortodoncia fija (brackets metálicos o estéticos)

  • Usas prótesis fijas plurales (puentes sobre dientes o implantes)

  • Usas una prótesis Ad-Modum (prótesis completa en forma de herradura sobre entre 4 y 6 implantes y que reemplazan todos los dientes de tu boca)

  • Tienes espacios grandes entre dientes que retienen mucha comida

  • Estás consciente que es solo un complemento al cepillado dental, al uso de hilo o seda dental, y al limpiador lingual.

  • Tienes dificultad para maniobrar bien con tu cepillo de dientes y tienes las encías sanas.

  • Quieres sentir tu boca más limpia y el cepillado convencional no te da esta sensación.

  • No tienes sensibilidad dental, heridas en la boca, o periodontitis muy avanzada con mucha acumulación de sarro (lo recomendable es antes de utilizarlo ir donde tu dentista para que te puedan hacer una limpieza profesional)


Esperamos haber aclarado las dudas sobre los irrigadores dentales que tan de moda están hoy en día.

Te dejamos un gran abrazo!


Equipo Clínica Dental K'umara.





91 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page